A lo largo de esta entrada vamos a desarrollar el concepto de Trastorno Específico de la Lectura tal cual se expresa en la CIE 10 de cara a que pueda entenderse y comprenderse, además de poder saber qué aspectos quedan excluídos en esta dificultad de aprendizaje que se estima presente en el 5,9% de los estudiantes. Si sumamos a las dificultades de lectura las de escritura, ambas juntas ascenderían a una prevalencia del 13,8%.* 

Cómo identificar las dificultades lectoras

¿Qué es un Trastorno Específico?

Pese a que la expresión pueda tener connotaciones negativas o pueda sonar muy impactante y generar cierto temor, un trastorno Específico hace referencia a la situación por la que pasan muchos escolares en la que se ve afectada la capacidad para adquirir y desarrollar habilidades concretas como puede ser la escritura, la lectura, los números… 

El “apellido” específico hace referencia exactamente a eso, niños que no presentan otra dificultad y en los cuales la presencia de la dificultad observada no puede ser explicada por otro motivo (problemas visuales, auditivos, cognitivos…)

¿Qué son los Trastornos de Lectura?

Un Trastorno en la Lectura se observa cuando un escolar presenta dificultades para leer. Estas dificultades deben ser constantes, producirse todas las veces y generar una dificultad en la mecánica lectora y/o en la comprensión lectora.

En ningún caso un Trastorno de Lectura puede ni debe significar la presencia de una alteración cognitiva o del desarrollo

¿Qué es el Trastorno Específico de la Lectura?

Codificado en la CIE 10 como F81.0, el Trastorno Específico de la Lectura puede definirse como un déficit específico y signficativo en el aprendizaje lector que no se debe a un retraso cognitivo, dificultades visuales o problemas relacionados con la escolaridad (escolares que no asisten al Colegio, ausencias prolongadas por motivos de enfermedad, etc). 

El Trastorno Específico de la Lectura hace referencia tanto a la mecánica lectora como a la comprensión lectora, observándose esta última como deficitaria en una gran cantidad de los casos. 

Los escolares con Trastorno Específico de la Lectura presentarán dificultades en la misma cuando tengan que leer en alto, reconocer palabras que previamente han leído y conocen y, por consiguiente, presentarán bajo rendimiento en todas las actividades que requieran para su ejecución, en cualquier momento de éstas, lectura de textos

En muchas ocasiones, además, se observan dificultades en la Ortografía convencional en escolares con Trastorno Específico de la Lectura. 

¿Cómo es un escolar con Trastorno Específico de la Lectura?

Por lo general estas dificultades específicas en la lectura comienzan a observarse de forma más que evidente en los tres primeros años de la Educación Primaria, sin embargo, podemos comenzar a observar aspectos que nos puedan hacer sospechar la presencia de dichas dificultades en Educación Infantil. Son habituales los siguientes aspectos en los 6 primeros años de vida de los escolares que presentan posteriormente un Trastorno Específico de la Lectura:

  • Dificultades en el desarrollo del habla.
  • Mal uso del lenguaje.
  • Vocabulario siempre por debajo de lo esperado para su edad. 
  • Dificultades en la construcción de frases.

7 claves en el Trastorno Específico de la Lectura

En este caso empezamos con la clave “cero”. Desde un inicio, además de los aspectos ya indicados a observar en los primeros 6 años de vida, debemos valorar en las primeras fases del aprendizaje de lectoescritura alfabética si existen dificultades a la hora de:

  • Memorizar rimas.
  • Nombrar las letras.
  • Asociar sonidos a letras y viceversa. 

Las 7 características del Trastorno Específico de la Lectura son:

  1. CONSTRUCCIÓN DE LA PALABRA LEÍDA: Observaremos que el escolar comete omisiones, confusiones, sustituciones y adiciones o agregados en la lectura de las palabras.
  2. RITMO LECTOR: Pese a que el ritmo lector es realmente relativo, una característica o rasgo que nos resultará llamativo será que el escolar lee mucho más lento que su grupo normativo. Nuestra recomendación en este aspecto no consiste en valorar la lectura con un cronómetro, sí en valorar la unidad lectora (letra-sílaba-palabra) y compararla con el resto de escolares de su grupo normativo. 
  3. LINEALIDAD: Observamos falsos arranques en la palabra leída, relecturas en alto de algo ya leído (generalmente dentro de la misma palabra) o prelecturas (lecturas en voz muy baja o cognitivas con praxia orofacial observable)
  4. INVERSIONES: Lectura de una parte de la palabra (generalmente sílabas de dos letras) yo de la palabra entera con cambio de dirección (de derecha a izquierda). 
  5. COMPRENSIÓN: Dificultad para recordar el contenido esencial del texto, no siendo capaz el escolar de realizar una breve síntesis oral de lo leído. 
  6. INFERENCIAS: Muy relacionada con la comprensión lectora, se pretende hacer referencia a la posibilidad que el escolar tiene para poder extraer conclusiones del texto leído, así como relacionar su contenido con otros aspectos. 
  7. GENERALIZACIÓN: Hace años le dimos el nombre de “Efecto Rodin” por la escultura del pensador para hacer referencia al fenómeno que observamos cuando un escolar lee un texto que posteriormente no comprende pero da una explicación contextualizada a partir de palabras que recuerda y asocia con conocimientos, recuerdos o contextos que entiende habituales, dando lugar a un recuerdo del texto bastante característico. 

¿Sabías que en nuestra cuenta de Instagram puedes encontrar muchas más imágenes en las que resumimos todo sobre dificultades de aprendizaje?

A partir de qué edad puede desarrollarse un Trastorno Específico de la Lectura

En Psicopedagogía, no debemos hablar de edad en el sentido “años” o edad cronológica, pues la mayor parte de los procesos de aprendizaje están relacionados  con los ritmos evolutivos, la estimulación que facilita el desarrollo de determinados aspectos y otras muchas variables que no vienen determinadas por la fecha exacta de nacimiento. 

Por tanto es de vital importancia prestar atención a la consideración de que todos los errores presentados de forma previa y todas las características expuestas, pueden entenderse como normales y adaptativas (en el sentido que evolutivamente son necesarias) en determinados momentos del desarrollo. Conviene además prestar atención  los siguientes aspectos de cara a tenerlos en cuenta: 

  • Mes de nacimiento: habitualmente en un mismo curso conviven niños nacidos hasta con 12 mesesde diferencia (según qué sistemas educativos), por lo que no es comparable el ritmo evolutivo esperable en un niño nacido, por ejemplo, en enero, que el de un niño nacido en diciembre. 
  • Fases tempranas del aprendizaje: la mayor parte de estas características podemos verlas en los primeros inicios del aprendizaje lector. Lejos de alarmarse y angustiarse, conviene dar tiempo a que se asienten las instancias neuropsicológicas necesarias para la lectura. Si existen dudas o las dificultades persisten, conviene consultar con un especialista.

¿De qué problemas de aprendizaje hablamos en el Trastorno Específico de la Lectura?

Podemos hacer referencia, además de todo lo expresado previamente a:

  • Retraso específico de la lectura. 
  • Lectura en espejo (constante y presente en la mayor parte del tiempo). 
  • Dislexia del desarrollo. 
  • Disortografía asociada a Trastornos de la Lectura.

¿Qué excluímos en el Trastorno Específico de la Lectura?

En base a los criterios establecidos por la CIE 10, es preciso excluir dentro de esta categoría las siguientes dificultades:

  • Alexia y dislexia adquirida (R48.0)
  • Dificultades adquiridas de lectura secundarias a trastornos de las emociones (F93)
  • Trastorno de la ortografía no acompañado de dificultades para la lectura (F81.1)

 

Si después de leer esta entrada te quedan dudas o tienes sospechas sobre si tu hijo podría presentar un Trastorno Específico de la Lectura, no dudes en consultar con nosotros. Estaremos encantados de escucharte y dar respuesta a tus interrogantes. 

 

*Los datos presentados se han obtenido en Jimenez, E. et al, Prevalencia de las dificultades específicas de aprendizaje: La dislexia en español. Anales de Psicología, vol. 25, 1, 2009 pp78-85. 

Si te ha gustado este artículo compártelo en tus redes sociales:

Leave a comment