LA DISLEXIA

Seguramente si eres padre o madre habrás escuchado esta palabra muchísimas veces y, quizá, el temor a que tu hijo tenga sea disléxico haya estado presente en algún momento de tu vida. El término dislexia se escucha y se usa mucho en los Colegios pero, ¿realmente sabemos de qué estamos hablando cuando nos referimos a un niño disléxico?

“La dislexia ha sido un gran saco roto durante años, dónde ubicar a niños con dificultades escolares”

La dislexia ha sido un saco roto durante muchos años. El boom de «diagnósticos» o más bien pseudodiagnósticos de esta entidad se produjo en los años 80, cuando todos los niños con dificultades en el Colegio se etiquetaban como disléxicos. Por desgracia, a día de hoy seguimos con mucha confusión en las familias acerca de qué es la dislexia.

En esta entrada queremos explicar de una forma muy sencilla qué es la dislexia y ofreceros algunos aspectos de especial interés en los que fijarnos para sospechar si nuestro hijo puede presentar dislexia o no, en función de su nivel educativo.

¿QUÉ ES LA DISLEXIA Y QUÉ DEBEMOS TENER EN CUENTA?

La dislexia es un trastorno que genera dificultades en el aprendizaje y afecta tanto a la lectura como a la escritura. Es muy importante llevar a cabo un proceso de evaluación apropiado, pues es preciso descartar:

  • La presencia de pequeñas alteraciones neurológicas que en muchas ocasiones pasan inadvertidas.
  • Alteraciones sensoriales que pueden afectar a la visión y a la audición. No se trata en este caso de niños que tienen muchas dificultades en estos campos, no. Se trata de niños con dificultades que no suelen percibidas en las familias ni en las escuelas.
  • Descartaremos también la presencia de otras alteraciones del lenguaje que puedan estar concursando.
  • Además, hemos de valorar: organización espacial, lateralidad, esquema corporal, etc… para asegurarnos que esta dificultad no responde a una lateralidad cruzada, por ejemplo, o a una organización espacial no asentada.

La dislexia es un trastorno que genera dificultades en el aprendizaje y afecta tanto a la lectura como a la escritura.

Revisa nuestras publicaciones sobre dificultades en la escritura y en la lectura

Ambos procesos: lectura y escritura se ven afectados en el concurso de una dislexia. Si no es así, podemos hablar de otras situaciones diferentes.

¿EN QUÉ PUEDO FIJARME PARA SABER SI MI HIJO PUEDE TENER DISLEXIA?

A continuación se describen diferentes aspectos a observar para que cada padre o madre valore si su hijo puede presentar o no una dislexia. Se dividen las características que pueden hacernos sospechar Dislexia en escolares de Educación Infantil y en estudiantes de Educación Primaria. 

 

Este contenido es un contenido exclusivos para usuarios de area44.es  Regístrate aquí Regístrate como usuario para seguir leyendo los criterios que deben hacernos sospechar dislexia en Infantil y Primaria.

“Revisa nuestras entradas sobre lateralidad y sobre organización espacial”

Educación Primaria:

En el primer ciclo (1º y 2º de Educación Primaria) Se pueden observar algunos indicadores tales como:

      • Dificultades en la comprensión oral y escrita.
      • Pobres y/o desordanadas explicaciones sobre sucesos o acontecimientos
      • Dificultades en la comprensión de algo que se explica.
      • Dificultad para expresar emociones.
      • Además de las clásicas dificultades para aprender a leer y escribir, se observarán frecuentes cambios, omisiones, sustituciones e inversiones de letras y sílabas.
      • Algo muy característico es el gran rechazo a la lectura y las dificultades a la hora de realizar dictados, entre muchos otros aspectos.
      • Dificultades en Matemáticas: cálculo mental, uso de signos y símbolos matemáticos
      • Confusión de palabras relacionadas con conceptos de tiempo: ahora, ayer, mañana, después… Estas dificultades se extenderán también a los días de la semana, meses, estaciones, fechas, etc.
      • Buena memoria a largo plazo, pero sensiblemente por debajo de otros niños de su edad y curso en lo referente al recuerdo de datos, información esencial de la lectura.
      • Suelen ser niños despistados que pierden cosas con facilidad.
      • En ocasiones manifestará (algo más que el resto del compañeros)malestar de origen digestivo y cefaleas.
      • Puede que presente mal control de esfínteres nocturno: enuresis y/o encopresis.
      • Podrían ser esperables algunas dificultades emocionales, ansiedad, problemas de conducta, trastornos alimentarios y dificultades para dormir.
Si te ha gustado este artículo compártelo en tus redes sociales:

Leave a comment