Organización espacial

La cualidad de situarnos y situar...

La organización espacial se construye en torno a un cúmulo de factores esenciales a lo largo del desarrollo, que terminan por ser esenciales para el aprendizaje numérico, escritor y para el manejo de las operaciones y de las letras de una forma apropiada. Tanto es así que muchas situaciones en las que los escolares han presentado alguna dificultad específica en dichos campos, la estimulación dela organización espacial ha sido crucial para superarlos. 

LOS”GRANDES ALIADOS” DE LA ORGANIZACIÓN ESPACIAL

Una buena valoración de la organización no debe realizarse nunca sin tener en cuenta a sus “grandes aliados”, es decir:

Sólo junto a estos dos grandes aspectos, la organización espacial puede cobrar un sentido que nos abra las puertas a la interpretación, de cara a una valoración de la influencia que puede estar teniendo en las dificultades observadas, así como la posibilidad de realizar un diseño de intervención apropiado, ajustado, personalizado y, lo más importante, que genere un gran impacto. 
 

¿QUÉ ES LA ORGANIZACIÓN ESPACIAL Y PARA QUÉ SIRVE?

La organización espacial se comprende como la capacidad de situarse en un espacio determinado, y poder comprender las relaciones a nivel de posición que se mantienen consigo mismo así como con las referencias externas, siendo capaz de ordenar los diferentes elementos existentes y comprendiendo de forma apropiada las relaciones existentes entre los mismos, y entre el evaluado y los objetos.

 Con el objetivo de conocer la madurez y el nivel en que la organización espacial está asentada, es preciso valorar la misma desde tres perspectivas básicas:

1. VECINDAD Y SEPARACIÓN: 

En este factor se debe estudiar y evaluar la relación de cercanía entre los objetos y de los objetos con el evaluado, así como la dispersión entre los mismos, de cara a reconocer, manipular y comprender de forma pragmática las relaciones espaciales entre dichos objetos

2. CONTINUIDAD:

En este caso ha de valorarse cómo se lleva a cabo la comprensión de las sucesiones entre los diferentes elementos presentes en su entorno, bien sean similares, diferentes, alternas, etc. 

3. TAMAÑO, DIRECCIÓN, SITUACIÓN  Y ORIENTACIÓN:

Se valora la relación entre las cuatro categorías nombradas entre los diferentes elementos, de forma relativa y abosoluta, así como la capacidad de generar contrastes, comparaciones y conversiones categóricas.

¿EN QUÉ PUEDE INFLUIR UNA MALA ORIENTACIÓN ESPACIAL?

En nuestro día a día encontramos dificultades que ya vienen con “su nombre y apellido” tales como dislexia, discalculia, déficit de atención… que no son más que problemas relacionados con la orientación espacial. Fíjese en los elementos descritos: vecindad, separación, continuidad, tamaño, dirección, situación, orientación… Si un escolar no tiene claros esos conceptos con respecto a sí mismo ni con respecto a los elementos de su entorno… ¿cómo va a evitar escribir alguna palabra en espejo? ¿cómo no va a invertir sílabas?, ¿cómo va seguir una serie numérica?, ¿cómo va a estar atento en clase si mientras tiene que manejar multiplicaciones los números que retiene mentalmente bailan de un sitio a otro?… 

La relación anteriormente descrita con la lateralidad y con el esquema corporal son esenciales, pues en muchas ocasiones, algunas dificultades de esquema corporal muy básicas, son las que están detrás de los problemas en la organización espacial. Igual sucede con la lateralidad, ya que escolares con lateralidades cruzadas o dominancias laterales no establecidas, como es lógico, presentarán dificultades en la organización espacial. 

Si te ha gustado este artículo compártelo en tus redes sociales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *