¿Estás preocupado por la letra que tiene tu hijo? ¿No sabes si simplemente es mala letra o puede ser algo más? ¿No tienes claro si la situación mejorará con el tiempo? ¿Tienes la impresión de que cada vez empeora un poquito más? Si has respondido que sí a alguna de estas preguntas, y has llegado a este artículo, probablemente ya te estés preguntando: ¿Qué es la Disgrafía?

Muestra de disgrafía
Qué es la disgrafía en niños ejemplos

¿Qué es la Disgrafía?

La Disgrafía es una dificultad evidente, clara y observable a la hora de escribir de forma apropiada en lo referente a la FORMA de las letras y palabras

Es de gran importancia destacar que la Disgrafía únicamente afecta a la forma en la que escribimos, no al contenido de las palabras escritas, caso en el cual estaríamos hablando de otra situación diferentes tales como la Dislexia o La Disortografía. Para hacer una referencia gráfica, podríamos decir que el escolar disgráfico presentará una letra como la que resultaría de una persona adulta, diestra dominante, al escribir con la mano izquierda. 

Según estudios realizados al respecto (Alonso, P., et. al. V., 2005), se observa la incidencia de Disgrafía en el 2.8% de los niños escolarizados en 2º curso de Educación Primaria, del 2.5% en el tercer curso de la Educación Primaria, y de 1.4%  en 4º curso de Primaria. Son datos que, sin llegar al nivel de incidencia de otras dificultades de aprendizaje, deben ser tenidos muy en consideración. La

¿Cómo puedo Saber si mi Hijo presenta Disgrafía?

¿Sospechas que tu hijo pueda presentar disgrafía? Vamos a darte algunas orientaciones para ayudarte en tus reflexiones. La disgrafía NO presenta base orgánica de naturaleza neurológica, es decir, los escolares con disgrafía no presentan ningún tipo de alteración a nivel funcional ni fisiológico, aunque en algunas ocasiones podamos leer que sí. También es cierto que algunas alteraciones neurológicas causan dificultades en la motricidad fina, no obstante, no hablaríamos de una disgrafía primaria, más bien haríamos referencia a una patología X con signos disgráficos observables, y no de una persona con disgrafía. 

  • Letra irregular: Tenemos que observar que la letra de nuestro hijo es realmente irregular, una característica esencial es que las letras redondas presentan ángulos y viceversa, las letras con ángulos no los muestran y se observan zonas curvas en vez de dichos ángulos.
  • Movimientos gruesos: En algunos casos observaremos que nuestros hijos escriben con «todo el brazo», moviéndolo de forma conjunta sin articular codo, muñeca o dedos. La escritura «con el antebrazo» también puede dar muestras de escritura disgráfica. Son los denominados errores de segmentación. 
  • Problemas específicos: en algunos casos los responsables de la Disgrafía son la Coordinación Visomotora y la Organización Espacial (con la influencia que la Lateralidad y el Esquema Corporal presenta en ésta) En estas ocasiones, será preciso valorar bien estos campos y estudiar minuciosamente que áreas deben reeducarse y/o estimularse. 

¿Cómo identificar una letra con Disgrafía?

Al hablar de disgrafía, hacemos referencia a una alteración en la forma de la escritura sin necesidad de observar una alteración del contenido de las palabras, es decir, la palabra tendrá todas sus letras bien ordenadas, pero la grafía presentará formas irregulares a partir de alguna de las siguientes características:

  • Disgrafía y errores de oscilación: hablamos de oscilación cuando se observa que la letra pierde el eje vertical y/o el eje horizontal. Dicha oscilación puede darse a nivel de palabra o de letra.

Ejemplos de Disgrafía

En el primero de los ejemplos, observamos la pérdida de la horizontalidad en la palabra, pasando de un plano subeje a un plano supraeje. 

En lo referente a la oscilación, observamos un error en la letra «L» en la que se pierden ambos ejes por extralateralidad izquierda (el vertical) y por descenso de eje hacia derecha (a nivel horizontal)

Ambos casos podrían reflejar una dificultad motriz debido a problemas en la segmentación del miembro escritor.

  • Líneas anómalas: La presencia de líneas anómalas suele ser una característica llamativa y presente en los escolares con disgrafía. Dicha dificultad consiste en la dificultad para establecer continuidad en las líneas en una misma letra, mostrándose la misma como si fueran dos líneas diferentes y con dos o más direcciones claras.

Esta es una de las características más comunes de la disgrafía: observar una misma letra con una zona de línea recta, la cual presenta varias direcciones. También puede suceder las zonas curvas, aunque es menos evidente en estos casos. La apariencia de desorden es clara. Es importante que este error se valore en el contexto edad y curso. En un escolar de 1º EP podría ser esperable. En este caso, la muestra empleada corresponde a un estudiante de 5º curso de Primaria y 11 años, con lo que se observa disincronía evidente entre la presencia de líneas anómalas, edad y curso.

Otras características habituales suelen ser:

  • Angulación: letras que deben ser redondas se convierten en letras angulosas. 
  • Omisión de ángulos: letras que deben presentar ángulos (M, L, N, H…) se muestran curvas. 

 

También podemos encontrar otros errores diferentes, menos comunes, pero realmente significativos, como pueden ser los de

  • Superposición: en los que una letra se presenta encima de otra letra. Es importante valorar si dicha superposición se realiza en plano horizontal o en plano vertical. 
  • Soldadura de letras: las letras «soldadas» son aquellas letras que se presentan como parte de una misma entidad escritora en la que una parte de una de ellas completa parcialmente la otra. 

En nuestra próxima entrada, escribiremos sobre ejercicios para corregir la Disgrafía. No te olvides de cumplimentar el siguiente formulario para que podamos hacerte llegar toda la información sobre psicopedaogía y dificultades de aprendizaje y así no perderte ningún contenido. 

Artículo escrito por

Juan José MIllán Estañ

Juan José Millán

Maestro, Licenciado en Psicopedagogía

Juan José Millán es Director de la Institución. Además de las tareas de gestión, desarrolla su actividad en Evaluación e Intervención con niños y adolescentes y formación y asesoramiento a familias