¿Qué son las funciones ejecutivas?

A la hora de hablar de las funciones ejecutivas, debemos entenderlas como aquel conjunto de capacidades necesarias a nivel cognitivo para poder realizar un correcto control y una aturregulación eficaz de nuestra conducta, sin descuidar la memoria funcional, la flexibilidad cognitiva y el autocontrol.  Realmente tiene mucha importancia tener bien clara la respuesta a la pregunta ¿qué son las funciones ejecutivas? ya que hacemos uso de ellas durante buena parte de nuestro día a día, tanto para nuestras tareas cotidianas, como para las tareas laborales, académicas, llevar a cabo instrucciones, manejo de situaciones de interacción social, emociones, etc., es decir, para conseguir establecer metas y alcanzarlas, corrigiendo las tareas que requieran cambios para lograr dicha consecución de metas, las funciones ejecutivas son esenciales, ya que son aquellas que nos permitirán lograrlo. 

El concepto de Función Ejecutiva se comienza usar en el año 1982 a raíz de Muriel Lezak, Neuropsicóloga estadounidense autora de obras de reconocido prestigio que le llevaron a conseguir el premio “Distinguished Lifetime Contribution to Neuropsychology Award” de la Academia Nacional de Neuropsicología de los Estados Unidos. ¿Te encantaría leer el artículo en el que se habla por primera vez de las funciones ejecutivas? Pues pincha en este enlace y accederás a él

La corteza prefrontal

El director de nuestra institución, Juan José Millán, escribe en su blog personal un artículo de gran interés para ahondar en la corteza prefrontal y la función ejecutiva al que puedes acceder desde este enlace. 

La corteza prefrontal cobra gran importancia porque es en ella dónde residen estas funciones ejecutivas. Gracias al conocimiento exacto de su ubicación, pueden evidenciarse alteraciones tanto de forma como de funcionalidad mediante pruebas de imagen y test, y debido a esta posibilidad de valoración y diagnóstico, puede trabajarse en ellas en pro de su recuperación. 

La corteza prefrontal y las funciones ejecutivas son responsables de diferentes habilidades, entre ellas las siguientes:

  • 👉🏻 Organización
  • 👉🏻 Planificación
  • 👉🏻 Tareas de monitorización (enfocarse hacia una actividad concreta)
  • 👉🏻 Atención
  • 👉🏻 Flexibilidad cognitiva.
  • 👉🏻 Autofeedback y seguimiento de las tareas (muy similar al monitoreo)
  • 👉🏻 Tareas de inhibición
  • 👉🏻 Memoria de trabajo
  • 👉🏻 Toma de decisiones
  • 👉🏻 Resolución de problemas

 

En este enlace encontrarás información sobre las tareas de inhibición, respuesta automática y sobre la flexibilidad cognitiva. Además, te dejamos a continuación un vídeo con actividades de Go- No go, muy útiles para trabajar la inhibición y la respuesta automática. Te recomendamos suscribirte a nuestro canal de YouTube, pues en él encontrarás muchísima información y actividades.

¿Cómo se concreta la actividad de la función ejecutiva?

Podríamos indicar tres aspectos esenciales en este punto:

  • 1️⃣ PROCESOS REFLEXIVOS: En este punto observamos aspectos relacionados con la impulsividad, la irreflexividad… reflexionar es la capacidad con la que contamos para poder pensar las cosas que vamos a hacer, decir, no hacer, no decir… Este proceso es verdaderamente esencial para poder resolver desde situaciones sociales hasta problemas escolares. 
  • 2️⃣ VELOCIDAD DE PROCESAMIENTO: Haciendo clic en el título podrás acceder a un artículo en concreto sobre la velocidad de procesamiento atencional. Es uno de los aspectos críticos de las funciones ejecutivas y, además, es esencial de cara al rendimiento escolar, ya que nos va a hablar del tiempo de reacción que necesita una persona para reaccionar ante un estímulo desde lo que percibe, atravesando las tareas de procesar el estímulo, comprenderlo, encontrar el planteamiento para la solución de éste, y ordenar una serie de respuestas que se emitirán jerárquicamente en base a la planificación que hayamos establecido. 
  • 3️⃣ EMOCIONES Y RESPUESTA COGNITIVA: Si todas las situaciones que tuviéramos que afrontar en nuestro día a día fueran emocionalmente neutras, no tendríamos problema alguno a la hora poner a nuestras funciones ejecutivas a funcionar, no obstante, vivimos en muchas ocasione situaciones de estrés, miedo, alegría, tristeza, etc., que nos hace tener que planificar, tomar decisiones… y claro, nuestro estado emocional, puede perjudicarnos sobremanera. En este caso, la función ejecutiva debería ser ese filtro que nos estuviera haciendo mantener la atención en aquello que debemos, sin el influjo de la emoción, de cara a no tomar mala decisiones o emitir malas respuestas en esos casos. 
Si te ha gustado este artículo compártelo en tus redes sociales:

Leave a comment