Monitoreo

SUPERVISIÓN CONTINUADA DE LA ACCIÓN

A menudo, no sólo en el contexto escolar, llevamos a cabo tareas de monitoreo.  

Estas tareas nos permiten ir observando si aquello que estamos llevando a cabo nos dirige hacia nuestra meta o fin perseguido. Nos permite observar errores y dificultades y poder corregir las tareas para volver a seguir el camino apropiado en base a nuestra intención perseguida.

 Monitoreo y contexto escolar

Sin duda, el monitoreo en el contexto escolar presenta una grandísima relevancia, pues nos va a permitir detectar cuándo nos estamos equivocando en la resolución de un problema, en las directrices ofrecidas para realizar un ejercicio, en lo que estamos escribiendo… pero no solo eso, si no que nos va a permitir también corregir lo que no es apropiado, para lo que obviamente, hemos de darnos cuenta que lo estamos haciendo de manera incorrecta. 

Las tareas de monitoreo se pueden trabajar de forma directa, como objetivo único de las mismas, o bien de forma indirecta a través de actividades que permitan una amplia variabilidad de respuesta.

La flexibilidad cognitiva juega un papel esencial en las tareas de monitoreo, pues es esencial de cara a poder detectar y rectificar. 

Si te ha gustado este artículo compártelo en tus redes sociales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *