Si quieres aprender la importancia de estimular la memoria y hacer un regalo divertido y útil, no te pierdas este artículo en el que te contamos cuáles son los mejores 4 Juegos de Memoria para Comprar en Navidad

¿Por qué estimular la memoria de los niños? 

La estimulación de la memoria de los niños es imprescindible para un correcto desarrollo del aprendizaje desde la etapa de Educación Infantil. Puesto que ya desde muy corta edad los niños son capaces de conservar en su memoria determinados sucesos de manera inconsciente. 

Además, estimular su memoria facilitará su uso a la hora de adquirir habilidades instrumentales básicas como son el lenguaje y escritura, necesarias para continuar con su aprendizaje y desarrollo. 

La memoria es una de las habilidades que usamos inconscientemente todos los días. Sin su adecuado entrenamiento, no seremos capaces de recordar determinadas rutinas que llevamos a cabo durante un día.  

Sin un correcto aprendizaje y entrenamiento de estas funciones, no seremos capaces de acumular la información necesaria para poder relacionarnos con nuestro entorno y realizar tareas cotidianas. Por tanto, la memoria no solo es un factor clave en el proceso de desarrollo cognitivo, sino también un factor clave en el proceso de socialización a lo largo de la vida. 

¿Cómo estimular la memoria infantil? 

El desarrollo de la memoria infantil evoluciona de manera distinta según el momento de la etapa del desarrollo en el que se encuentre el niño, por lo que habrá que estimularla de manera diferente según la etapa en la que se centren. 

Por ello deberemos estimularla de manera positiva, ya que será imprescindible para su aprendizaje. Además, otra de las funciones de la memoria es aquella de intervenir en la formación de la propia identidad, dado que las experiencias vividas junto con lo que recuerdan contribuyen a su desarrollo. 

Como ya se ha mencionado anteriormente, la manera de estimular la memoria de los niños debe variar según su etapa de desarrollo y hacerse a través de actividades que estén relacionadas con el juego para facilitar la motivación y disfrute por parte de los pequeños. 

Durante la etapa preescolar, las actividades más idóneas que se pueden llevar a cabo son tales como juegos de memoria, aprender y cantar canciones infantiles, escucha activa de cuentos e historias, realizar puzles, juegos de construcciones y juegos de encontrar parejas. 

En la etapa escolar, realizar actividades con fichas dónde se deba completar secuencias, contar y recordar historias, lecturas, juegos didácticos desde ordenadores o tablets para trabajar la memoria, jugar al ajedrez, etc. 

Durante la pre-adolescencia y adolescencia, para estimular su memoria se proponen actividades como la lectura de distintos formatos como libros, cómics, revistas, juegos educativos en ordenadores o consolas, ver películas o aprenderse letras de canciones. 

4 juegos de memoria para comprar en navidad 

Escoger juegos didácticos que estimulen la memoria como regalo de navidad sin duda es una opción muy acertada, existen multitud de juegos con los que trabajar la memoria de manera divertida. 

Juguetes didácticos

Juegos de parejas  

Son una magnífica herramienta para trabajar no solo la memoria, sino también habilidades como la motricidad fina, observación, capacidad de analizar e identificar semejanzas y diferencias

En este juego se deben encontrar dos cartas idénticas de entre varias cartas que estarán todas dadas la vuelta y por turnos se tendrá que ir buscando pares de cartas iguales volteando cada vez dos cartas. 

Este tipo de juegos aportan numerosos beneficios para los niños, ya que permiten estimular su capacidad de análisis y observación, planificación, memoria a corto plazo, memoria de trabajo y la atención a partir de estímulos visuales. 

De entre las funciones que estos juegos estimulan se encuentra la memoria de trabajo, aquella que nos proporciona la capacidad de memorizar rutinas para realizar tareas cotidianas. Estos conocimientos memorizados de manera temporal permiten al niño poder realizar tareas posteriores de manera simplificada. Es por ello que entrenar desde edades tempranas esta capacidad tendrá grandes beneficios para de poder afrontar tareas de mayor complejidad en el futuro, y a su vez ir moldeando la base de su memoria adulta. 

Además, estos juegos son ideales, ya que permiten ejercitar y trabajar capacidades como la percepción de diferencias, discriminación y análisis visual, orientación espacial y la inhibición.

¿Quieres saber más sobre este juego? ¡Haz clic aquí!

El juego de El Lince

Estimula muchas habilidades importantes para el desarrollo de los más pequeños como son la memoria, atención, reflejos y agudeza visual de manera fácil y divertida. Además, es excelente para trabajar y estimular a niños con algún tipo de retraso en su desarrollo. 

 

El juego está compuesto por un tablero en el que aparecen impresas numerosas imágenes que representan todo tipo de elementos que los niños se encuentran en su vida diaria. Además, el juego incorpora unas cartas en las que aparecen representados cada uno de los objetos que aparecen en el tablero impresos. El juego consiste en coger una carta y ver el objeto que sale en ella para posteriormente tener que encontrarla entre todos los objetos representados en el tablero. El primero que encuentre el objeto que aparece en la carta en el tablero ganará. 

El Lince ofrece también la posibilidad de jugar a otros juegos diferentes utilizando su tablero y cartas con los que seguir estimulando muchas de las habilidades mencionadas, como pueden ser: 

  • Definición de objetos: con ayuda de las cartas, se propondrá al niño que cada vez que saque una carta tenga que describir el objeto que le ha tocado, decir cómo se usa y dónde se suele encontrar. Favoreciendo con este juego su comprensión y adquisición de vocabulario nuevo. 
  • Otra manera de jugar y estimular la percepción sería aquel de tener que emparejar los objetos del tablero según los comandos que se ordenen, por ejemplo encontrar dos objetos que empiecen por la misma letra, dos objetos que se usen en el colegio, etc. 
  • Con este juego también se podrá emplear para trabajar la fluidez léxica, enseñar y aprender nuevo vocabulario de un nuevo idioma, preguntando al niño cómo es el nombre de cada objeto en el idioma que se esté aprendiendo. 

El juego Simón:  

Es un juego muy recomendado ya que mientras jugamos se desarrollan muchas habilidades y tiene un gran poder motivacional.  El juego consiste en un disco electrónico compuesto por cuatro grandes botones de cuatro colores distintos: amarillo, rojo, azul y verde, que irán iluminándose. 

Cada jugador deberá ayudarse de su memoria visual y auditiva para repetir la misma secuencia de colores y el mismo orden que emita el disco; la dificultad irá aumentando de manera gradual en cada partida. 

Simón ofrece varias modalidades de juego, en solitario, en las que se competirá contra la máquina o de manera grupal, con los demás participantes. Al escoger la modalidad de multijugador, cada participante podrá escoger el siguiente color que se deberá marcar, permitiendo que los niños desarrollen su capacidad de planificación 

Mientras jugamos a este juego estimularemos gran cantidad de habilidades, como las ya mencionadas, memoria auditiva y visual, pero además estimularemos su memoria de trabajo, ingenio, reflejos, precisión, desarrollaremos su atención, funciones ejecutivas, capacidad de resolución de problemas, estimulación de funciones ejecutivas, inteligencia y desarrollo cognitivo, frustración, razonamiento perceptivo y creatividad. Sin duda un juego con gran cantidad de beneficios, no solo para los más pequeños, sino también para los adultos. 

¡Puedes descubrir más sobre este juego aquí!

BrainBox 

Una gran idea para trabajar y estimular la memoria, atención, lenguaje y concentración de los más pequeños es a través de este juego El juego está compuesto por tarjetas e ilustraciones, un reloj de arena y un dado octogonal. 

Por turnos, un jugador coge una tarjeta y la deberá contemplar y memorizar durante un tiempo determinado, hasta que el reloj de arena lo determine. A continuación, el otro jugador sacará una tarjeta dónde aparecen distintas preguntas relacionadas con la tarjeta y la ilustración que ha tenido que memorizar el primer jugador, teniendo que contestar cada una de ellas. Si el primer jugador acierta todas las preguntas, ganará esa tarjeta. Quien acumule más tarjetas será el ganador del juego. 

Existen muchas modalidades de este juego con distinta temática y elaborados para distintas edades. Una gran opción para poder estimular la memoria y atención de manera divertida. 

Artículo escrito por

MAESTRA Y PSICOPEDAGOGA – ESPECIALISTA EN NEUROPSICOLOGÍA

Blanca Rivas lleva a cabo funciones de Psicopedagogía y Apoyo Escolar Especializado.

 

Si te ha gustado este artículo compártelo en tus redes sociales:

Leave a comment