La memoria de trabajo

LA MEMORIA DE TRABAJO

En diferentes ocasiones también se habla de la memoria de trabajo como memoria operativa, lo cual nos refleja con mucha claridad cuál es su función en nuestro día a día, pues va a ser la responsable de almacenar determinados items que vamos a necesitar manipular para la resolución de un problema de matemáticas, para dar respuesta a una pregunta en un examen, realizar un proceso de razonamiento, etc.

Según puede observarse en la imagen que acompaña a este texto, la memoria de trabajo o memoria operativa, consiste en un almacen temporal. Su capacidad es limitada y nos permite almacenar en torno a siete ítems. Una de las cualidades que posee esta memoria es que no es mero almacén pasivo de información, sino que opera, manipula y transforma los datos que procesa.

Además, tiene un papel esencial en la atención focalizada, ya que la constante manipulación y procesamiento de la información, orienta a nuestros procesos atencionales en la dirección que deben seguir para continuar con el manejo de estos datos y de la información relacionada con el área a trabajar. 

Cuándo usamos la memoria de trabajo

No cabe la menor duda: la memoria de trabajo la usamos en múltiples ocasiones en nuestro día a día. En el caso de los escolares, su uso es esencial de cara a obtener logro en las diferentes materias curriculares. 

Algunos de los ejemplos en los que hacemos uso de esta memoria son los siguientes:

  • Cuando en clase el profesor realiza una exposición y pide continuamente a los estudiantes que den respuestas a las preguntas que realiza sobre lo que está comentando, la memoria de trabajo esta funcionando al máximo, pues está realizando una integración entre diferentes situaciones cercanas en el tiempo
  • Lev Vygotski, Psicólogo ruso que llevó a cabo gran parte de su trabajo en la primera mitad del siglo XX, hablaba de una zona de desarrollo próximo que describió en 1931. Con ella hacía referencia al desarrollo potencial de los estudiantes. Pues bien, cuando un estudiante inicia a construir conocimiento nuevo a partir de conocimiento antiguo, la memoria de trabajo está en constante funcionamiento, realizando asociaciones y focalizando la atención hacia aquellos aspectos esenciales. 
  • A la hora de resolver un ejercicio de matemáticas (oral o escrito), nuestra memoria de trabajo es similar a esa hoja en sucio que se usa para anotar la información. Pero se trataría de una hoja interactiva que va analizando información, contrastando, estableciendo hipótesis, etc. 
 

Influencia de otras áreas en la memoria de trabajo

Nuestra memoria operativa o de trabajo puede ver alterado su funcionamiento en momentos determinados en función de aspectos tales como ansiedad, bajas expectativas, falta de motivación o desmotivación, etc. Por ello, siempre deberán valorarse estos aspectos a la hora de iniciar una reeducación de la memoria de trabajo. 

La forma de estudiar, la manera en la que organizamos el estudio y los materiales, el uso de resúmenes y de esquemas, etc., en muchas ocasiones supondrá una ventaja o una dificultad en función de nuestra memoria de trabajo y de nuestras “preferencias” perceptivas, así como de la capacidad para percibir estímulos visuales icónicos, numéricos, en forma de letras, etc. 

Reeducación de la memoria de tarbajo

¿Puede reeducarse la memoria de trabajo? Sin duda alguna: sí. Para ello necesitamos acercarnos al concepto “entrenamiento”, o lo que es lo mismo: continuidad. Necesitaremos llevar a cabo trabajo en sesiones semanales o quincenales, de cara a valorar progresos, funciones, aspectos asociados a dicha memoria y otras funciones ejecutivas para, posteriormente, encargar trabajo para llevar a cabo en casa todos los días (no más de 7 – 8 minutos). 

Algunas actividades bien útiles para trabajar la memoria operativa son similares a la expuesta sobre estas líneas en la que solicitamos al estudiante que marce con un redondel aquellas casillas en las que el número aparece primero y que tache con una equis aquellas en las que la letra viene primero. Son niveles muy iniciales y básicos de trabajo, que además, nos sirven para trabjar instrucciones, inhibición, etc. 

Si te ha gustado este artículo compártelo en tus redes sociales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *