La Salud Mental en la Infancia

En esta entrada, Tamara Ballota nos habla sobre un tema tan importante como es la Salud Mental en la Infancia. 

Psicologo infantil Madrid

¿Qué es la salud mental de los niños? 

Actualmente, debido al momento social que estamos viviendo, nos encontramos con que cada vez más se remarca la importancia de la salud mental. Tanto los debates públicos como cotidianos se inundan de ideas que señalan la relevancia de cuidar y proteger ya no solo nuestra salud física, sino la tan olvidada salud mental, cuya labor recae tanto a nivel grupal en sociedad como a nivel individual. Sin embargo, cuando hacemos referencia a este ámbito, generalmente solemos tratarlo desde la perspectiva adulta, pasando por alto la salud mental de los más pequeños, pero no debemos desatenderles. 

Cuando hablamos de salud mental en la infancia, el foco recae sobre el cuidado del desarrollo emocional y en el objetivo de que se logre alcanzar unas habilidades sociales saludables y una adecuada resolución de los conflictos y problemas. Por lo tanto, la salud mental de los niños y niñas no implica únicamente la ausencia de algún tipo de trastorno mental, sino que va más allá y hace referencia a una calidad de vida positiva que se refleja en un buen desarrollo tanto a nivel social, como en los ámbitos del hogar y la escuela. Es por todo ello por lo que debemos atender y cuidar la salud mental infantil, previniendo e identificando las dificultades que se puedan presentar en este ámbito, y abordándolas para conseguir lograr un desarrollo saludable. 

¿Qué problemas de salud mental afectan a los niños? 

Durante la infancia se producen una gran cantidad de cambios biológicos y psicológicos que pueden dificultar la identificación de problemas en cuanto a la salud mental. Para poder reconocerlos mejor necesitaremos, por una parte, prestar especial atención a las señales que nos pueden indicar que se está dando un problema de este tipo. Y, por otra parte, evitar perpetuar los estigmas sociales que se puedan dar derivados de los problemas de salud mental. 

Para poder reconocer un problema de salud mental en la infancia es importante que nos fijemos en posibles cambios serios que se pueden producir en la forma de aprender, o en alteraciones que se puedan dar en la manera que tiene de comportarse y relacionarse, o en la gestión de las emociones. Estos cambios severos y alteraciones que se produzcan van a influir en el desempeño de las actividades diarias, pudiendo generar sensaciones de malestar y angustia en los niños y niñas que lo padecen. 

Dentro de estos problemas de salud mental nos podemos encontrar con los más destacados, como son la depresión y la ansiedad infantil. Al igual que los adultos, los más pequeños tienen miedos y preocupaciones que pueden hacerles sentir tristeza o desesperanza, y hacer que se encuentren más irritables, entre otros aspectos. Cuando estos sentimientos y malestar se vuelven persistentes o afectan en el desempeño de las actividades diarias es cuando nos podemos encontrar con dichos problemas. Llegados a ese punto, podemos reconocer síntomas como dificultades para conciliar el sueño, dolores recurrentes de estómago, dificultad para prestar atención, o que actúe sin motivación y se sienta con mayor cansancio. 

Además de la depresión y la ansiedad infantil, también se pueden dar problemas en la salud mental en cuanto al desarrollo de dificultades en el aprendizaje, así como trastornos en la conducta, trastornos por déficit de atención y trastornos alimentarios, entre otros. 

¿Cómo trabajar la salud mental con niños?  

Desde el hogar podemos trabajar la salud mental de los más pequeños con acciones y actividades sencillas pero que a ellos les puedan reportar un gran beneficio. 

Lo más importante va a ser promover en ellos comportamientos positivos, y poder facilitarles un espacio en el que puedan hablar de sus sentimientos sin el miedo a ser juzgados. También será necesario dejarles que tomen sus propias decisiones, de manera que se incentive su autonomía y que se permita que construyan una autoestima sólida y fortalecida. 

Por otra parte, se podrá trabajar la resiliencia para que desde la infancia sientan la capacidad de que pueden afrontar las dificultades y adversidades con las que se encuentren. Asimismo, conviene trabajar con ellos las habilidades sociales, que les permitan desarrollar conductas prosociales y desenvolverse en ambientes de bienestar. 

Por último, otra forma de trabajar la salud mental va a ser fomentando los buenos hábitos alimenticios, enseñándoles la importancia del descanso y del sueño, y concienciando de los beneficios de realizar ejercicio físico de manera regular. 

En muchas ocasiones, trabajar todos estos aspectos desde casa no es tarea sencilla, por lo que a continuación os proponemos algunas actividades y juegos que puedan servir de apoyo. 

Para ayudar a que los más pequeños aprendan a expresar sus emociones, podemos enseñarles una tabla con caras que representen las emociones básicas: alegría, tristeza, ira, miedo… De esta manera, podrán seleccionar la cara con la que más se sientan identificados y el adulto podrá trabajar sobre esa emoción. 

Otra forma de trabajar la autoestima y la gestión de conflictos puede ser jugar con ellos a juegos de cartas. En dichos juegos los más pequeños aprenden a tomar sus propias decisiones, además que les son útiles para practicar la gestión de los fallos o las equivocaciones que puedan llegar a tener. 

También podemos compartir con ellos determinados cuentos que sirvan como soporte para explicarles la importancia de la salud mental. Dentro de estos cuentos tenemos como ejemplo: “Tino, el erizo”, “El papá de Mía está raro” o “Fufú y el abrigo verde”. 

 

Artículo escrito por

Tamara Ballota

psicóloga

Tamara Ballota desempeña su tarea en Área 44 como psicóloga en el ámbito educativo

Leave a comment