Características conducta infantil

¿Qué es la conducta?

Si queremos saber qué es la conducta, podemos decir que la conducta hace referencia al comportamiento de las personas, haciendo referencia a las particularidades del sujeto. Conocemos tres factores principales que influyen en la conducta:

  • La conducta adquiere sentido y da lugar a una interpretación.
  • Motivación. La conducta se produce por factores que motivan al sujeto.
  • La conducta se produce por una causa específica.
Por qué mi hijo se porta mal

Principales problemas de la conducta infantil

Las conductas infantiles inadecuadas se pueden presentar como normales en las primeras etapas del desarrollo, sin embargo, si estas persisten o se producen con gran magnitud, debemos valorar acudir a profesionales para su análisis e intervención. A continuación, se presentan los  problemas de conducta más habituales.

  • Desobediencia. La mayoría de los adultos no tendríamos dificultad para definir qué es la desobediencia. Según algunos autores, es la negativa a iniciar o completar una actividad. Por ejemplo, si los padres tienen como norma hacer la cama antes de salir de casa y no se cumple, se puede interpretar como un acto de desobediencia. Hay que tener en cuenta la edad y la tarea, la desobediencia en los primeros años forma parte de un desarrollo normal; mientras en niños de 5-6 años la desobediencia tiene un porcentaje elevado (50%), en torno a los 16 años ese porcentaje baja (20%). Hay que analizar la situación para poder tomar las medidas oportunas: dificultad de la tarea, posibles factores externos, edad, relación familiar…
  • Rabietas: Se pueden definir como una forma de expresión cuando reaccionamos ante algo con lo que no estamos de acuerdo o cuando estamos enfadados ante una situación. Éstas son normales cuando el niño tiene 2-3 años, a partir de esa edad, deben ir reduciéndose en número y disminuyendo su intensidad. Hay que tener en cuenta si estas rabietas se producen de manera aislada ante situaciones específicas o, por el contrario, forman parte de su comportamiento habitual, produciéndose con cierta regularidad. El consejo general ante una rabieta es no darle demasiada importancia, tener paciencia, no gritar y no ceder al capricho; en caso que la rabieta se haya producido con una intensidad notable, se debe apartar al niño (a su habitación, por ejemplo) y cuando esté más calmado, hablar con el niño y explicarle que con este comportamiento no conseguirá nada; no podemos olvidar que si la situación se produce con más miembros de la familia, todos deben actuar de la misma manera de forma que no perciba que algún miembro apoya su conducta.
  • Negativista. El niño que siempre dice “no”, tiene respuestas negativas ante tareas que no le apetece o no son de su agrado, entiende que tiene que ser más insistente que los padres diciendo que no cuando tiene que participar en alguna tarea. No hay que reforzar dicho comportamiento, pues le acostumbraremos a que cuando una tarea no sea de su agrado, se niegue a realizarla y, si obtiene éxito, ocurrirá cada vez con más frecuencia.

¿Cómo se puede cambiar un comportamiento?

Entendemos como modificación de conducta, a aquella intervención psicológica o psicopedgógica dirigida a disminuir o eliminar comportamientos inadecuados para generar y desarrollar conductas adaptadas en diferentes situaciones. Es fundamental saber que cada niño tiene su personalidad y sus motivaciones  y éstas pueden estar motivadas por diversos factores: genéticos, ambientales, emocionales, afectivos… Que es preciso estudiar.

¿Mal comportamiento o trastorno del comportamiento?

Un niño con trastorno del comportamiento presenta las siguientes características:

  • Se enfada frecuentemente
  • Contesta mal
  • Desafía con su postura y mirada
  • No obedece
  • Culpa a los demás de lo que él mismo hace mal
  • Se muestra vengativo o rencoroso
  • Miente
  • Se muestra cruel con lo que le rodea (amigos, animales…)
  • Comete hurtos

Cuando nos encontremos con un niño con estas características, es importante que ni los padres ni los educadores, tengan como respuesta gritarle o perder los nervios, ya que sería un fracaso teniendo como resultado: padres y educadores desolados y el niño lo entenderá como un refuerzo a su conducta.

Relación entre el mal comportamiento y otros factores:

  • Conducta y tabaco: La infancia es la etapa crítica para la salud mental ya que es cuando se desarrolla el cerebro. Según el estudio del Institut de Salut Global de Barcelona, relaciona los problemas de conducta con la exposición del humo en el embarazo. Encontramos que niños de padres que fuman, con problemas familiares, mala alimentación y problemas socioeconómicos suelen presentar con mayor facilidad conductas inadecuadas; mientras que niños de padres con lazos familiares fuertes, buena alimentación o rutinas y ausencia del tabaquismo o alcohol tienen menos posibilidades a tener conductas inadecuadas, depresión, etc.
  • Conducta y funciones ejecutivas: En términos generales, las funciones ejecutivas abarcan procesos cognitivos y competencias conductuales que facilitan la planificación, regulación, logro de objetivos y metas, etc. Algunos autores que estudiaron funciones ejecutivas en la etapa de infantil, demuestran que existen tres factores básicos: control inhibitorio, memoria de trabajo y flexibilidad cognitiva. Uno de los procesos esenciales es el control inhibitorio entendiéndolo como aquel control que podemos ejercer ante comportamientos inadecuados y poder efectuar respuestas adecuadas a entornos cambiantes. La memoria de trabajo junto a la flexibilidad cognitiva facilita la resolución de conflictos sociales. En un estudio donde se medían las funciones ejecutivas demostraron que niños que presentan conductas adecuadas tienen puntuaciones más elevadas en las funciones ejecutivas, mientras que niños de su grupo de iguales con problemas de conducta tenían puntuaciones inferiores.

Artículo escrito por

Laura Santos

Laura Santos

Maestra especialista en Educación Especial

Laura Santos es maestra especialista en Educación Especial y Dificultades de aprendizaje y coordinadora de Apoyo Escolar en Área 44 Servicios Educativos. 

Si te ha gustado este artículo compártelo en tus redes sociales:

Leave a comment