Disglosia

DISGLOSIA

Al hablar de alteraciones del lenguaje puede que las Dislalias sean las más conocidas y escuchadas, no obstante, podemos encontrarnos también con otras alteraciones que van a producir importantes dificultades en la expresión oral de la persona que las padece.

En este post vamos a tratar de explicar qué es una Disglosia, sus principales características y algunos aspectos esenciales del tratamiento de las mismas.

¿QUÉ ES UNA DISGLOSIA?

Las Disglosias vienen determinadas por alteraciones, anomalías o malformaciones en alguno de los órganos o de las estructuras anatómicas participantes en el proceso del habla y en la articulación de los sonidos.

Las Disglosias pueden estar presentes desde el momento del nacimiento, asociado a algún tipo de malformación o lesión en dichas estructuras anatómicas. Hablaríamos, por tanto, de una Disglosia congénita en estos casos frente a la Disglosia adquirida, que sería aquella acontecida a través de lesiones en dichas estructuras, lesiones postquirúrgicas, trastornos en el crecimiento o alteraciones neurológicas que llegan a generar parálisis, déficit de sensibilidad y/o de fuerza en los hitos anatómicos responsables de la articulación.

TIPOS DE DISGLOSIAS

En función del órgano o estructura anatómica alterada, podemos diferenciar diferentes tipos de Disglosias. Destacamos las siguientes:

  • Disglosias palatales: Son consecuencia de una alteración en la estructura del paladar, tanto en su parte ósea como en el velo. Dicha alteración puede ser adquirida, fruto de un traumatismo o secundaria a una intervención quirúrgica, o puede ser congénita: paladar corto, fisura palatina, paladar ojival o fisura submucosa.
  • Disglosias mandibulares: Ante la presencia de alteraciones en la estructura mandibular o en la articulación temporomandibular, pueden apreciarse dificultades en la pronunciación de algunos fonemas. Nuevamente, pueden tratarse de una Disglosia adquirida (traumatismos faciales o cirugías) o congénitas (malformaciones o lesiones periparto).
  • Disglosias dentales: Las piezas dentales deben conformar una estructura apropiada, ordenada y funcional. La alteración en la posición de las piezas dentales puede alterar la distribución del aire en la pronunciación de determinados sonidos, producir otros sonidos distintos a los deseados. En ocasiones, tras la extracción de algunas piezas dentales o la fractura de las mismas, podemos encontrar alteraciones en la pronunciación.
  • Disglosias linguales: Por lo general, al hablar de la lengua, solemos hacer referencia a su parte más distal (la que observamos al abrir la boca), no obstante, la lengua constituye un órgano realmente complejo e importante. Su base se encuentra unida a la epiglotis por los repliegues glosoepiglóticos, por tanto, podemos situarlo en un campo anatómico cercano a la Laringe. La lengua constituye lo que se denomina hidróstato muscular (un músculo que no se apoya directamente en huesos, a diferencia del resto de músculos del cuerpo, y que está compuesto principalmente por soluciones líquidas). Este órgano además presenta una gran cantidad de músculos extrínsecos (no forman parte de la lengua como tal) que se apoyan en otros intrínsecos (éstos sí forman parte de ella). En total podemos encontrar hasta 9 grupos musculares diferentes en ella. No sólo eso. Para garantizar su buena función (deglución, lenguaje y gusto) encontramos una gran cantidad de nervios que entran en juego para el uso de la lengua, así encontramos nervios tales como: hipogloso, vago, glosofaríngeo,lingual (procedente del nervio mandibular y como consecuencia del nervio trigémino) y nervio cuerda de tímpano. Es decir, la lengua es un órgano muy complejo susceptible de presentar muchas deficiencias. Entre las alteraciones más comunes encontramos la macroglosia (lengua de proporción mayor a la debida), glosectomías (extirpaciones parciales o totales de la lengua), alteraciones sensitivas o motoras de origen neurológico y alteraciones en el frenillo.
  • Disglosias labiales: Cualquier tipo de alteración en la movilidad, sensibilidad y fuerza en los labios producirá alteraciones en la pronunciación, al igual que lo harán la pérdida o ausencia de consistencia en los mismos. Encontramos con frecuencia la presencia de labio leporino, alteraciones asociadas a traumatismos en la forma y consistencia del labio, problemas con el frenillo ubicado en la cara interna del labio superior, parálisis con origen neurológico, hendiduras, etc.

TRATAMIENTO Y REHABILITACIÓN DE LA DISGLOSIA

A la hora de realizar la intervención, es preciso haber contado con una fase diagnóstica acertada, pues no será lo mismo intervenir en una Disglosia lingual asociada a un déficit neurológico, que hacerlo con una Disglosia lingual asociada a una macroglosia.

Una de las terapias más usadas a la hora de intervenir en este tipo de alteración es la TERAPIA MIOFUNCIONAL, por medio de la cual se llevan a cabo diferentes procedimientos y técnicas de cara a corregir los desequilibrios y alteraciones en la pronunciación asociados a las alteraciones observadas.

Se trabaja sobre la musculatura, la estructura ósea, la deglución, la respiración (bucal y nasal), la succión, etc. con el fin de reeducar y ayudar a la persona que presenta una Disglosia a encontrar la forma de corregir sus errores en la pronunciación.

A través de ejercicios agrupados en función al órgano o estructura anatómica a trabajar, se corrigen dichas alteraciones. Como ejemplo de ejercicios podemos encontrar los siguientes para trabajar Disglosias linguale: Se trabajan con ella muy diferentes aspectos tales como ejercicios encaminados a lograr realizar un control apropiado de la fuerza, manejo de las vibraciones linguales precisas para emitir determinados sonidos, trabajo de la tensión y de la relajación de forma consciente para terminar integrando tensión y relajación en los sonidos según procede.

Del mismo modo se realizan ejercicios para trabajar con la mandíbula, paladar, labios, mofletes, etc.

Si desea llamarnos para consultar algún aspecto relacionado con una Disglosia o con otra alteración del lenguaje, no tenga la menor duda. Estaremos encantados de asesorarle y de ofrecerle nuestra opinión.

One thought on “Disglosia”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *