Vuelta al Cole 2017 – Rutinas psicoemocionales y de motivación

Vuelta al Cole 2017 – Rutinas psicoemocionales y de motivación

Tras la entrada de introducción, la entrada en que tratamos las rutinas fisiológicas (sueño y alimentación) y aquella en la que tratamos las rutinas cognitivas y estrategias, presentamos esta última entrada de esta primera parte dedicada a la vuelta al Cole de la que estamos dando cuenta en redes sociales (Twitter y Facebook) con el Hashtag #VueltaAlCole17

Por muy preparado fisiológica y cognitivamente que se encuentre su hijo, si la vuelta a la rutina le genera estrés, ansiedad, preocupación excesiva o se observan un grado de desmotivación importante, probablemente septiembre no será provechoso y todo esto generará determinadas repercusiones de diferente alcance a lo largo del curso. Por ello, en esta tercer entrega de esta serie de artículos (Parte 1: rutinas fisiológicas y Parte 2: rutinas cognitivas) vamos a abordar determinadas estrategias psicoemocionales y de motivación de cara a hacer de septiembre un mes provechoso que signifique el inicie de un espléndido curso.

Estrategias psicoemocionales:

La emoción, no cabe la menor duda de ello, es crucial de cara al aprendizaje, al rendimiento y al establecimiento de otra serie de cuestiones esenciales en el día a día de los escolares, independientemente del nivel educativo en el que se encuentren o de su edad. Por este motivo es apropiado dedicar unos cuantos días para trabajarlo con los hijos:

  • Recuperemos vínculos emocionales asociados con el ambiente escolar: No sólo tenemos recuerdos de lo que nos ha sucedido, sino que también recordamos cómo nos hemos sentido mientras lo que acontecía se desarrollaba. Trabajar este aspecto con nuestros hijos los días previos al inicio de las clases, mientras ajustamos rutinas fisiológicas y cognitivas nos ofrecerá buenos resultados. ¿Cómo? Muy sencillo: invite a su hijo a tratar de evocar cómo se sintió el día que llevó algo de comer para celebrar su cumpleaños con sus compañeros en clase, los días en los que recibía buenas calificaciones tras un examen (y ojo, buena no tiene por qué ser un excelente 10, tiene que ser simplemente buena para su hijo en concreto aunque sea un 5 o un 6). Trate de evocar también sus recuerdos emocionales de los partidos de fútbol en el patio, de los juegos con sus compañeros, de anécdotas bonitas del aula, trabajos, momentos especiales, de los ratos en los que, fuera del Colegio, realiza actividades conjuntas con otros estudiantes. Sus sentimientos positivos a la hora de aprender o, mucho mejor, a la hora de aplicar lo aprendido a la vida real (seguro que durante las vacaciones ha habido muchas ocasiones en las que ha podido hacerlo).
  • Neuroprogramemos la vuelta al colegio, sí, una palabra compleja pero cuya actividad es sencilla y ya la habrá comenzado a realizar recuperando esos vínculos emocionales a los que hacía referencia en el apartado anterior. Se trata de realizar sencillos ejercicios de asociación de estímulos fisiológicos, conductas y emociones-estímulo, con emociones-respuesta y pensamientos-meta. Un ejemplo sería el siguiente, al tratar el primer día de madrugar para ir al Colegio: “Dentro de cinco días tendrás que despertarte pronto otra vez (conducta) y seguramente estarás cansado y, quizá, te de algo de pereza (emoción-estímulo) salir de la cama para comenzar la rutina de Colegio, pero la verdad es que aunque tengas sueño y te sientes cansado (estímulos fisiológicos) tendrás un montón de razones para sentirte ilusionado (emoción- respuesta) porque vas a volver a ver a tus compañeros, tienes cuadernos nuevos que escribir, tienes [todo aquello que hayamos trabajado a nivel cognitivo, los retos y elementos “gancho” trabajados según explicaba en la segunda entrega de este artículo] así que cuando me escuches entrar en la habitación, escuches el despertador [busquemos algún elemento físico de referencia para servir como precipitante de esta neuroprogramación] piensa directamente (pensamientos-meta) en todas las cosas nuevas que te esperan ese día, que volverás a ver a tus compañeros (enganchamos directamente con el vínculo emocional trabajado anteriormente ), a descubrir a tus nuevos profesores, a aprender muchísimas cosas nuevas… etc.
    Si usted trabaja la neuroprogramación, su hijo estará ganando un recurso magnífico para el primer día de clase y posteriores.

Estrategias motivacionales

La motivación, siempre me gusta decirlo así, es una llave maestra capaz de abrir todas las puertas existentes. Trabajarla y observar qué elementos pueden estarla minando es importantísimo. A continuación les facilita una serie de aspectos a tratar al respecto.

  • Un recurso motivacional muy importante es plantear retos de aprendizaje en este caso. Requiere algo de trabajo por su parte, pues tendrá que investigar los temarios de los primeros temas de las materias de sus hijos. Busque elementos que sepa que va a ir descubriendo en los próximos días (2 ó 3 días desde que le plantea el reto). Si lo formula como pregunta, creará otro elemento gancho con el conectar en el aula y retroalimentará su estatus emocional. Con ello, logrará que su hijo aumente la atención en clase y, sobretodo, que se sienta bien. El reto puede ser desde una sencilla pregunta formulada con algo de misterio hasta un interesante reto trabajado mediante una de las ya no tan novedosas Webquest. Puede usar formularios de Google o sus páginas Web para presentar estas “aventuras de aprendizaje” aunque no tenga ni idea de diseño Web, pues es realmente sencillo, incluso podrá ir elaborando una historia en la que para avanzar necesite cosas de las trabajadas en clase. Sí, lo sé. Lleva mucho trabajo por su parte, pero realmente todo trabajo es poco cuando queremos trabajar la motivación de nuestros hijos y, este septiembre, sólo se dará una vez. No pierda la oportunidad.

Si al tratar estos aspectos con su hijo o al haber valorado sus inclinaciones cognitivas propuestas en la segunda parte de esta serie ha detectado que existen pensamientos catastrofistas, excesivamente negativos, dañinos, destructivos… o que en su discurso emocional sólo existen emociones negativas y a ilusión, el optimismo y la alegría brillan completamente por su ausencia y son sustituidos por emociones desadaptativas asociadas a otros compañeros, profesores, sucesos o experiencias negativas, no dude en tratar de realizar la neuroprogramación, pero si la situación le preocupa, contacte con el Orientador del Colegio de su hijo, contacte con su Tutor y comparta con él sus preocupaciones y sus impresiones. Seguramente ellos sabrán aconsejarle acerca de cómo proceder. Lo importante es su hijo, su bienestar emocional y psíquico de cara a la vuelta al Colegio. A todos podrá darles más o menos pereza y podrán tener más o menos ganas, pero lo que no debe encontrar en ningún caso es sufrimiento ni dolor con la vuela al Colegio. En tal caso, no dude en consultar con sus agentes educativos de referencia y, si lo cree conveniente, buscar apoyo profesional. Quizá con una llamada telefónica pueda resolver si la situación requiere algo más de trabajo o es una situación normal. A día de hoy, somos muchos los Centros que ofrecemos estas posibilidades vía Skype, vía telefónica y de forma gratuita. No se quede con las dudas.

Transmita a su hijo seguridad en él y confianza en su hacer. Muchos niños acuden al Colegio con cierto miedo acerca de los nuevos retos educativos del curso que comienza, con muchas autoexigencias (trátelas con su hijo: “Hijo, ¿qué pides de ti mismo para este próximo curso?) y valore si son excesivas o muy complejas de alcanzar, qué grado de estrés le están suponiendo y no olvide de ver si esas exigencias son realmente “auto”, es decir, si son realmente creadas por él o los padres están teniendo algo que ver en la generación de esas exigencias. Es bueno motivar, impulsar, orientar e invitar a estudiar, aprender y obtener buenos resultados, no obstante, no es apropiado exigir resultados, calificaciones numéricas determinadas o demandas de excelencia. Estos aspectos pueden determinar una vuelta al Colegio angustiosa. Siempre me gusta transmitir a los padres: “No exija a su hijo nada más que esfuerzo y trabajo, el resto llega solo”.

Esta serie acerca de las rutinas finaliza con este artículo, pero no finaliza el especial de #VueltaAlCole17 Próximamente les ofreceremos más artículos sobre cómo ayudar a su hijo a comenzar a organizarse para lograr optimizar su estudio, le ofreceremos recursos a tal efecto y trataremos temas tales como materiales escolares, libros de texto, Apps de utilidad, un especial sobre cómo finalizar los estudios escolares (muy destinado a estudiantes de 2º de Bachillerato…) No se lo pierdan, sin duda les resultará de gran utilidad. Por lo que no pierda de vista este Blog ni nuestra cuentas de Twitter: @area44cp y Facebook : facebook.com/area44cp, donde daremos debida cuenta de ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *