Terapia de Pareja

TERAPIA DE PAREJA

Las parejas son una unidad. Una tercera persona que se crea a partir de las dos que la forman. Desde antes del momento de que la pareja se constituya, ya están sucediendo cosas que van a determinar cómo va a ser esa pareja, que van a generar un cauce inicial para el desarrollo de vida en común  y compartida.

Las parejas constituyen un resultado, un proceso. Por este motivo, es muy importante conocer bien cómo ha sido la evolución de cada uno de los miembros de la misma, su aprendizaje, sus miedos, sus temores, su dolor… contrastarlo con el de la otra parte y finalmente, ver cómo ha influido en la pareja. En muchas ocasiones a base de pequeños reordenamientos y de la integración de diferentes situaciones que han causado malestar, la pareja puede solucionar su situación… en otras, no es posible.

¿PARA QUÉ SIRVE LA TERAPIA DE PAREJA?

Las dificultades y problemas pasados, pasados están. Ya no podemos cambiarlos. Nosotros huimos del enfoque de trabajar en cosas que ocurrieron hace años, ya que no pueden alterarse. Es importante conocerlas, pero lo que más nos ocupa en nuestras terapias de pareja es el sentimiento o problema que se produjo en su momento y cómo ese sentimiento o problema se ha transformado hasta el día de hoy a fin de trabajar en él para poder crecer.

Habitualmente encontramos cinco conflictos bien diferenciados que podemos agrupar en dos categorías. Aunque existe mucho más saco de discusión, os presentamos los más habituales:

  • Para solucionar conflictos con terceras personas:

    • Infidelidad: ¿Tiene solución? Posiblemente sí, pero como en todo, dependerá de muchos de los factores personales y relacionanles. En determinadas ocasiones las parejas atraviesan una crisis debido a tercero factores como pérdida del empleo de uno de los miembros, situaciones complicadas en la familia de uno de ellos, exceso de trabajo, etc. Aparecen entonces terceras personas que parecen ser la solución. Nosotros os ofreceremos un espacio en el que intentar que las heridas dejen de ser dolorosas y poder corregir los problemas iniciales que han propiciado esta situación. En algunos casos, la relación de ayuda posteriormente es muy valiosa para una de las partes de cara a anular el sentimiento de culpabilidad, pensamientos de inferioridad, etc.
    • Familia política: Vemos con mucha frecuencia que los problemas en la pareja a consecuencia de las familias políticas están a la orden del día. Es curioso que siempre nos transmiten estas personas: “no pensé que fuera a ser un problema tan grande”, “¿cómo ha sido capaz de minar mi relación de pareja esta situación” o “si lo hubiera sabido habría iniciado esta terapia hace muchos años”. Así es. Puede no parecernos necesaria pero es totalmente cierto que el malestar, los malentendidos y el dolor acumulado terminan por llenar el saco y finalmente explotamos. La dificultad: en estos casos el problema no está dentro de la pareja, sino fuera, por lo que aquello que debe cambiar no es accesible. Nosotros os ofrecemos una espacio donde confrontar a la otra parte de la pareja y donde poder encontrar soluciones. Muchas de estas dificultades con la familia política aparecen con el nacimiento de los hijos. Nosotros ofrecemos un servicio de planificación familiar que os puede resultar de interés para prevenir estos problemas y para mucho más. Además de ofrecerlo con el primer hijo, lo hacemos también con el nacimiento del segundo, tercero… .
  • Para conflictos propios de la pareja:

    • Monotonía: Tal vez podamos decir que la monotonía constituya uno de los peores enemigos de una pareja.  La rutina está claramente diferenciada de la monotonía, pues ésta implica la ausencia de ilusión y de dinamismo, mientras que la rutina implica un orden a la hora de hacer las cosas, una estructura. Finalmente la pareja aprende a avanzar por el simple aspecto de ser pareja, es decir, lo que muchos transmiten como “nos hemos acostumbrado”.  La pareja, como tercera persona que es, aprende a ser, y olvida que puede seguir siendo de otra forma. Nosotros os ayudaremos a transformar ese aprendizaje, a observar qué es rutina y qué es monotonía, y finalmente a vencerla.
    • Problemas en la comunicación: Aquí nos encontramos con la culpa. ¡Cuánto daño hace la culpa! Cuando una pareja discute (y la discusión es una parte esencial de la pareja) conviene que sepamos desde dónde hablamos: ¿desde el dolor? ¿desde el enfado? ¿desde el deseo? ¿desde la incomprensón?… Si una de las partes de la pareja habla desde la incomprensión y se muestra dolido, y la otra parte lo hace desde el enfado, obtendremos una combinación altamente perjudicial: el dolido estará más dolido y se sentirá más incomprendido ante el enfado de la otra parte, que a su vez, suele suceder, vivirá una sensación de culpa. Nosotros os enseñamos a entender lo que la otra parte os quiere decir, a limar los procesos de comunicación para convertirlos en constructivos y a desterrar a la culpa bien lejos. No es útil, no ayuda a crecer.
    • Hijos y crecimiento familiar: Este es otro de los campos en el que pueden encontrarse muchas dificultades. Ya hemos expuesto nuestro servicio de planificación familiar con el primer embarazo, y el servicio de planificación en el segundo embarazo. En estos casos suele ser bien común que la pareja pierda la esencia de la misma al volcarse en los hijos, tener que compartir más tiempo con familia política, perder ritmos, disminución del ocio compartido, aumento del cansancio físico, etc.  Nosotros os podemos enseñar desde el inicio del embarazo qué hacer y qué evitar para no caer en esta situación.

En algunos casos, cuando la pareja lleva tiempo con dificultades, proponemos nuestro servicio de mediación familiar para trabajar en el encuentro y lograr soluciones compartidas.

… SEGUIR EL CAMINO DE FORMA INDIVIDUAL

Así es. La terapia de pareja va enfocada a solucionar las situaciones conflictivas de la pareja. Una de ellas puede ser que la pareja ya no lo es y deben terminar su relación. Nosotros os ayudamos a hacerlo bien. Cuando la pareja tiene un punto y final escrito, prolongar las cosas o tratar de mejorarlas o solucionarlas es complicado, pues es un punto en el que no tienen solución y no pueden mejorar.

En estos casos encontramos tres supuestos habituales:

  • Quiero dejar a mi pareja y no sé cómo hacerlo: nosotros te ayudamos a hacerlo. Estudiamos junto a ti la situación y vemos si es lo más adecuado si es el camino a seguir. A partir de entonces, una vez visto que es lo que necesitas, te ayudamos a hacerlo, incluso invitaremos a tu pareja a participar en algunas sesiones con nosotros.
  • Mi pareja me ha dejado: El sentimiento de malestar que puede surgir consigue llegar a ser desolador. Nosotros trabajaremos contigo mediante la Relación d Ayuda. En unos meses lograrás volver a ser tú. ¡Es posible!
  • No tenemos claro qué es lo mejor: Es muy habitual tener dudas acerca de si lo mejor es terminar con nuestra relación en pareja o seguir con ella. Nosotros os recibimos, tratamos con los dos y os enseñaremos a que toméis la decisión. Nadie que no seáis vosotros mismos debe deciros qué hacer. Sois vosotros con las herramientas que os vamos a ofrecer los que tenéis que decidir.

Y AHORA QUÉ HACEMOS CON NUESTROS HIJOS, NUESTRA CASA, NUESTROS AHORROS… 

Sin duda es una situación complicada que hace que muchas parejas permanezcan unidas aunque la relación sea inexistente. Es una mala decisión, generará dolor, impedirá crecer personal y emocionalmente y las discusiones minarán vuestra vida y la de vuestros hijos, que se merecen unos padres sanos psíquicamente y en esta situación no lo estáis. Nosotros llevamos a cabo todos estos procesos mediante nuestra empresa de mediación familar. Dale un vistazo porque si este es tu caso, pensar que la solución está a unas semanas, sin juicios, sin costes elevadísimos, etc., quizá pueda animarte a poner por fin la solución a tu vida.

¿CÓMO TRABAJAMOS?

Por lo general, pero cada caso en un mundo y por tanto hay que valorarlo, realizamos la siguiente fórmula:

  • Primera sesión con los dos integrantes de la pareja.
  • Sesión con el hombre (o la mujer)
  • Sesión con la mujer (o con el hombre)
  • Sesión con los dos integrantes de la pareja.

Y así vamos repitiendo. Es una estructura dinámica y sencilla que permite muchos avances en un tiempo relativamente corto.

Estamos deseando ayudarte. Si quieres que te aclaremos algún aspecto telefónicamente o deseas realizarnos una consulta, no dudes en llamarnos. Estaremos encantados de asesorarte.