Dislalia

DISLALIA

La DISLALIA constituye un trastorno del lenguaje manifestado por una notable dificultad para articular sonidos, letras y/o palabras.

Por lo general, para hablar de DISLALIA debemos hacerlo en niños con más de 4 años en los que hayamos contrastado que no existen alteraciones ni trastornos que afecten al sistema nervioso central ni al sistema nervioso periférico. Es necesario también descartar alteraciones anatomofisiopatológicas en los órganos relacionados con la articulación de sonidos (lengua, dientes, paladar, etc.)

Las DISLALIAS tratadas, suelen corregirse sin grandes complicaciones de una forma más o menos sencilla, obteniendo resultados de impacto positivo en poco tiempo tras iniciar el tratamiento. Es imprescindible la evaluación y el tratamiento llevado a cabo por un profesional además del apoyo continuado en casa con los ejercicios que deben enseñarles a los padres los profesionales. En -ÁREA 44- Centro Psicopedagógico hacemos partícipes a los padres de gran parte de la sesión y de muchas de las sesiones, pues entendemos como determinante un buen apoyo y estimulación continuada desde casa.

Haciendo clic aquí podrá acceder a nuestro post en el que explicamos cómo realizamos el tratamiento en DISLALIAS.

TIPOS DE DISLALIAS

Encontramos dos tipos de DISLALIAS.

 DISLALIAS FONÉTICAS

Son aquellas que suelen presentar el origen de la dificultad en la coordinación motriz. En estos casos encontramos las siguientes dificultades:

  • ROTACISMO: Cambio del sonido /r/ por el sonido /g/: “gatón” en vez de “gatón”, “gisa” en vez de “risa”, etc.
  • NASALIZACIÓN: En este caso, se sustituye el sonido /d/ por el sonido /n/, obteniendo por tanto “anivina” en vez de “adivina” o “aniós” en vez de “adiós”
  • SIGMATISMO: Se sustituye el sonido /s/ por el sonido /z/. Se dirá “ziempre” en vez de de “siempre” o “zuma” en vez de “suma”.
  • SESEO: En este caso el sonido /z/ se sustituye por el sonido /s/, así que al pretender decir “amanece” se dirá “amanese”.
  • CECEO: En este caso, de forma parecida al Sigmatismo, se sustituye el sonido /s/ por el sonido /c/ en medio de la palabra, diciendo “caza” en vez de “casa”, “aza” en vez de “asa”.
  • SONORIZACIÓN de consonantes sordas, habitualmente /g/ por /k/: “gome” en vez de “come”.
  • SUSTITUCIONES:
    • De /s/, /f/ o /x/ por el sonido /t/: “tiempre” en vez de “siempre”, “tilófono” en vez de “xilófono”.
    • De /f/ por los sonidos /p/ o /z/: “faz” en vez de “paz” o “fafá” en vez de “fafá”.
    • De /k/ por /t/: “kapiz” en vez de “tapiz” o “kiene” en vez de “tiene”.
  • También es habitual encontrar situaciones en las que se producen distorsiones fonéticas: se produce un sonido inexistente fruto de la deformación deotro existente para una letra determinada.
  • Además, es frecuente también que se introduzcan sonidos agregados, letras no pertenecientes a la palabra o cualquier otro tipo de agregado en la pronunciación de alguna palabra.

DISLALIAS FONOLÓGICAS

A diferencia de las anteriores, estas dislalias no están asociadas a alteraciones motrices sino que su causa suele encontrarse en problemas a la hora de lleva a cabo la discriminación auditiva y en el manejo de los fonemas. Así encontraremos el siguiente tipo de errores de pronunciación:

  • Alteración en el orden de presentación del fonema: al cometer este error, se intercambian dos fonemas de la misma palabra, encontrando, por ejemplo, “canimo” en vez de “camino”, “tonicia” en vez de “noticia”, “tuerpa” en vez de “puerta”, etc.
  • Alteración en el orden silábico: “ordanador” en vez de “ordenador”, “camono” en vez de “camino”, etc.
  • Susticiones de un sonido por otro en todas las palabras.
  • Anticipación de un sonido que figura en la misma palabra y que sutituye a otro: “miempo” en vez de “tiempo”.
  • Duplicación de fonemas: “Amimo” en vez de Amigo”.

Si sospecha que su hijo presenta una DISLALIA no dude en consultar con profesionales que puedan evaluar y llevar a cabo un proceso de reeducación.

Nosotros quedamos a su disposición para asesorarle.

-Vuelve a la página de ALTERACIONES DEL LENGUAJE

 

 

Si te ha gustado este artículo compártelo en tus redes sociales:

2 thoughts on “Dislalia”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *